Por favor salvem esta menina. Apelo de Viana. Angola. Filha de 5 anos de idade que acerca de 2 anos está doente com Neoplasia Vesical (um tumor maligno na zona genital). O pouco que cada um pode dar já é muito para quem precisa, não precisamos ter muito para ajudar. Se cada um de nós depositar um pouco podemos ajudar a salvar a vida dessa menina. Quem puder ajudar pode depositar na conta: 000005001760033 ou IBAN A006.0034.0000.0500.1760.0334.1 de Lidia Manuel no banco Millenium

sábado, 15 de dezembro de 2012

La azitromicina, un popular antibiótico, aumenta el riesgo de muerte súbita


La azitromicina, un antibiótico muy común comercializado desde la década de los 80 para tratar bronquitis, neumonía, infecciones de oído y enfermedades transmitidas sexualmente, aumenta el riesgo de muerte súbita por infarto en las personas adultas, según se concluye en un estudio estadounidense publicado esta misma semana en New England Journal of Medicine.
El estudio, realizado por un grupo de investigadores de la Universidad de Vanderbilt, advierte sobre el serio riesgo cardíaco provocado por este medicamento, que incrementaría en 2,5 veces las posibilidades de padecer accidentes cardiovasculares durante los primeros cinco días de tratamiento.
Para llegar a estas conclusiones se compararon los historiales clínicos de 348.000 pacientes del estado norteamericano de Tennessee, con edades de 30 a 74 años, a quienes se les prescribió azitromicina, con otros miles de pacientes que recibieron amoxicilina (otro tipo de antibióticos) o no fueron tratados con antibióticos.
245 muertes más por cada millón de pacientes
En los resultados se concluye que entre los pacientes prescritos con azitromicina se produjeron 47 muertes más por millón que en aquellos que recibieron amoxicilina. Sin embargo, al examinar a pacientes con alto riesgo de problemas cardíacos, las posibilidades de infarto aumentaron a 245 muertes más por millón en el grupo de azitromicina frente al de amoxicilina.
El número de muertes a mayores es porcentualmente muy bajo (apenas el 0,02%), unas cifras que “no son alarmantes” según los propios investigadores, aunque recalcan en las conclusiones del estudio que es necesario seguir investigando sobre los posibles peligros de este antibiótico para confirmar sus consecuencias. "Creemos que este estudio aporta una importante información sobre el perfil de riesgo de la azitromicina. Además, para los pacientes con un elevado riesgo cardiovascular e infecciones para las que no hay alternativa a los antibióticos, los efectos cardiovasculares de la azitromicina deberían considerarse clínicamente", advierte el investigador principal, Wayne Ray, profesor de medicina preventiva en la Universidad de Vanderbilt.
Durante el pasado año se prescribieron 55,3 millones de recetas de azitromicina sólo en los Estados Unidos, lo que se traduce en 464,6 millones de dólares en ventas, según la IMS Health, mientras que a nivel mundial se recaudaron 1.800 millones de dólares.
División de opiniones en la comunidad médica
El doctor John G. Bartlett, profesor de medicina en la Johns Hopkins University School of Medicine y ex presidente de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, defendió en declaraciones a The New York Times el rigor de la investigación porque incluía datos sobre un gran número de pacientes y porque los resultados eran biológicamente plausibles. "Usamos la azitromicina para un montón de cosas, y se abusa mucho de ella" lamentó, a la vez que recomendó prescribir antibióticos alternativos entre los pacientes con riesgo cardíaco.
Por otra parte, la doctora Lori Mosca, directora de cardiología preventiva en el NewYork-Presbyterian Hospital / Columbia University Medical Center, aconsejó coger con pinzas los resultados del estudio “debido a su metodología” y porque los beneficios de la azitromicina pueden ser mayores que los pequeños riesgos sugeridos por la investigación. “Las conclusiones que aparecen relacionadas con el tratamiento pueden deberse a las diferencias básicas entre los grupos de pacientes y que no fueron detectadas por los investigadores", por lo que animó a testar los resultados con “un método más riguroso”.

El director del servicio de enfermedades infecciosas en el New York-Presbyterian Hospital / Weill Cornell, Roy M. Gulick, también defendió en declaraciones a The New York Times la necesidad de cotejar los resultados, pero sí aseguró que, "en los pacientes con riesgos cardiovasculares, este estudio es importante a la hora de elegir entre diferentes antibióticos".
http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2012/05/18/la-azitromicina-un-popular-antibiotico-aumenta-el-riesgo-de-muerte-subita-98202/